Carlos Barbero, favorito en la XXXIV Vuelta Ciclista a CyL / Cope Burgos

El burgalés será, junto a Rubén Plaza, uno de los protagonistas de la prueba que tendrá lugar del 25 al 27 de abril

Los corredores Carlos Barbero, burgalés y componente del Movistar Team, y Rubén Plaza, alicantino, del conjunto Israel Cycling Academy y vigente campeón de la prueba, son los principales favoritos en la XXXIV edición de la Vuelta Ciclista a Castilla y León, que se disputará del 25 al 27 de abril.

Serán tres etapas que tendrán como nexo e hilo conductor el Camino de Santiago, y que recorrerán las provincias de Burgos, Palencia y León, a través de las ruedas de los 18 equipos participantes, seis españoles, seis portugueses, dos franceses, uno colombiano, otro ruso, un japonés y uno israelí.

La sede de la Consejería de Cultura y Turismo de la Junta de Castilla y León, que aporta 230.000 euros a esta carrera, con un presupuesto total de 309.000 euros, ha acogido este martes la presentación de la nueva edición de la prueba autonómica, incluida en el circuito mundial de ciclismo.

La primera etapa, de 181 kilómetros, transcurrirá entre Belorado y Castrojeriz, en la provincia de Burgos, y su principal aliciente será el viento, según destacó el exciclista profesional, Juan Carlos Domínguez, quien explicó que, probablemente, se formará un grupo de unos 40 corredores que decidirán esa primera jornada al esprint.

La segunda, de 170,3 kilómetros, comenzará en Frómista y concluirá en Villada, por la provincia de Palencia, y, como sucediera en la anterior, el también excorredor Alfonso Gutiérrez advirtió sobre el peligro del viento y de la posibilidad de abanicos, al tiempo que destacó a Carlos Barbero como firme candidato al maillot de la general individual.

La última etapa tendrá como protagonista la provincia de León ya que, con 151,8 kilómetros, partirá de la capital para finalizar en Villafranca del Bierzo y, tal y como indicó el presidente de la Federación Española de Ciclismo, José Luis López Cerrón, «puede estar marcada por la bajada hacia Ponferrada».

Para López Cerrón las inclemencias del tiempo serán muy importantes en la Vuelta Ciclista a Castilla y León, porque además las etapas son «muy llanas» y «no hay sitios en los que se puedan guarecer los corredores» y, en su caso, otorgó un papel destacado a Rubén Plaza, ganador de la prueba en dos ocasiones.

El director de la carrera, Laudelino Cubino, otra de las figuras destacadas del ciclismo de Castilla y León, defendió las excelencias de un deporte que practican «seis de cada diez españoles» y que es uno de los preferidos por la población a la hora de ejercitarse, pero eso «no se traduce en beneficios para los ciclistas de competición».

En este sentido, lamentó que «nunca había habido tan pocos equipos en Castilla y León» y eso se debe, en gran medida, a que «las empresas no quieren invertir en el ciclismo» a pesar de ser uno de los deportes más practicados, por lo que hizo un llamamiento para que aumente el apoyo al deporte de las dos ruedas.

La consejera de Cultura y Turismo, María Josefa García Cirac, se encargó de cerrar el acto agradeciendo la apuesta del club Cadalsa, organizador de la Vuelta Ciclista a Castilla y León y su «compromiso» a lo largo de los años, para mantener un evento deportivo de gran relevancia para la comunidad.

«Castilla y León es territorio ciclista, con la Vuelta Ciclista a Burgos, con la organización de etapas de la Vuelta Ciclista a España y acontecimientos internacionales, y nos sentimos orgullosos de un deporte que auna el valor deportivo, con equipos de calidad, con el turístico, el económico y el social», matizó.

Asimismo, recordó que es habitual «vincular el recorrido de la prueba ciclista con diferentes acontecimientos», como las Edades del Hombre, las ciudades patrimonio o la Ruta de la Plata o, en el caso de esta XXXIV edición, con el Camino de Santiago, «uno de los principales reclamos turísticos de la Comunidad y de España» en general.

Compártelo!