Esta es la categoría con la que se publicarán las noticias de la Vuelta en Media->Magacín

El pelotón se vuelve peregrino / El Norte de Castilla

La ronda regional recorrerá desde hoy al sábado el Camino de Santiago por las provincias de Burgos, Palencia y León

Llega la 34ª edición de la Vuelta Ciclista a Castilla y León. Serán tres etapas con el Camino de Santiago como hilo conductor. Una manera de rendir homenaje y acercarse a un itinerario que atraviesa la comunidad autónoma de este a oeste con el denominado Camino Francés, además de servir como reclamo promocional a una vía recorrida por miles de peregrinos cada año. Tres etapas que tendrán como protagonistas a las provincias de la región por las que discurre el mencionado camino: Burgos, Palencia y León. La ronda castellana y leonesa se celebra desde este jueves al próximo sábado con la presencia de 17 equipos. En total, 517 kilómetros por la Ruta Jacobea.

La primera etapa, la que recorre tierras burgalesas, irá desde Belorado, la primera localidad de esta provincia por la que pasa del Camino Francés, a Castrojeriz, con 181 kilómetros de recorrido. Se pasará por tres puertos de montaña, uno de primera categoría, otro de segunda y uno de tercera. Su perfil es más duro de lo que parece a simple vista. Ya advirtió en la presentación de la prueba el exciclista Juan Carlos Domínguez que la subida al alto del Altotero puede convertirse en una trampa para el pelotón, que podría romperse en este ascenso pasado el ecuador de la etapa y llegar fraccionado a la meta de Castrojeriz.

El viernes, la Vuelta a Castilla y León da el salto a la provincia palentina. Se tomará la salida en Frómista y la meta estará instalada en Villada, con un recorrido total entre ambos puntos 170,3 kilómetros. Esta segunda etapa está marcada por un perfil llano, lo que permitirá el control por parte de los equipos importantes de la ronda y la posibilidad de que los más aventureros del pelotón intenten llevar a buen puerto una posible escapada. El viento puede ser un problema.

La tercera y última etapa llevará a la prueba a León, la provincia de la comunidad autónoma desde la que la Ruta Jacobea ya salta a Galicia. El recorrido se iniciará en la capital leonesa y finalizará en Villafranca del Bierzo después de 151,8 kilómetros. El pelotón deberá subir el mítico Foncebadón (segunda categoría), la mayor altura de todo el Camino Francés, y sobre todo bajarlo, ya que se trata de un descenso muy técnico en el que se pueden obtener diferencias difíciles de recortar camino de Villafranca del Bierzo. Esta etapa también cuenta en su recorrido con un puerto de tercera categoría, el Alto de Onamio.

Equipos

En la nómina de favoritos, todos ponen como principal candidato a la victoria final a un hombre de la tierra, el burgalés Carlos Barbero. Junto al del Movistar destacan otros corredores como el alicantino Rubén Plaza (Israel Cycling Academy), el estonio Rein Taaramae (Direct Energie), el ‘abulense’ Francisco Mancebo (Matrix Powertag) o el ruso Dmitri Sokolov (Lokosphinx). Rubén Plaza pretende reeditar la victoria de la temporada pasada, en la que se exhibió en la etapa entre Segovia y Ávila. Buscará su tercer triunfo, lo que le igualaría con Alberto Contador, que suma tres victorias en la ronda regional.

Los equipos españoles inscritos para esta edición son el Movistar, Burgos BH, Caja Rural-Seguros RGA, Euskadi, Kometa Cycling Team y Euskadi Basque Country-Mures. Desde fuera de nuestras fronteras vienen los franceses Delko Marseille y Direct Energie; los lusos Efapel, Miranda-Mortagua, Aviludo Louletano, Sporting Tavira, W52-FC Porto y Vito Feirense; el japonés Matrix Powertag, el colombiano Manzana Postobón y el ruso Lokosphink.

La prueba, que está organizada por Cadalsa, cuenta con un presupuesto de 309.000 euros, de los que 230.000 son aportados por la Junta de Castilla y León.

Vuelta Castilla y León: Viento y velocidad / Zikloland

Con la Vuelta a Castilla y León se abre la primavera en España para los equipos modestos. Cuatro semanas consecutivas de competición en otras tantas vueltas por etapas y donde, con algunos matices, se medirán más o menos los mismos equipos. Oportunidad más que importante para que los conjuntos españoles del segundo escalón traten de llevarse victorias a la saca.

Además, como ya sucediera el año pasado, no habrá ni final en alto ni contrarreloj. Y en esta ocasión, los puertos se sitúan todos bastante lejos de la línea de meta, los tres días. Así que la carrera va a estar muy abierta y probablemente sean las bonificaciones las que decidan.

Recorrido

Las provincias de Burgos, Palencia y León, con mención al Camino de Santiago, guían el trazado de la ronda castellanoleonesa. Una prueba donde los tres días podrían perfectamente decidirse en llegada masiva. Las fugas y el viento son los únicos elementos que pueden romper esa disciplina del pelotón. El primer día, entre Belorado y Castrojeriz, tiene su principal dificultad en la zona central con la subida a Altotero (1ª) que se corona a 83 de meta. Tiempo de sobra para reagrupamientos.

Prácticamente plana es la segunda, con salida en la bella localidad palentina de Frómista y línea de meta en Villada, por la Tierra de Campos palentina pero sin tocar la montaña de esta provincia. Y entre León y Villafranca del Bierzo será la tercera y última, con la subida a Foncebadón (2ª) por la cara corta y después, de nuevo, un largo descenso y tramo llano hasta meta.

Equipos y favoritos

Sólo una escuadra WorldTour, el Movistar Team, acudirá a la cita. Lo hará con Carlos Barbero, que en su tierra siempre ‘moja’ y no querrá ser menos esta vez. El grueso de la lista lo conforman conjuntos portugueses y españoles de los otros dos escalones del ciclismo profesional. Por supuesto Caja Rural-RGA, Euskadi-Murias y Burgos-BH tienen por delante tres opciones más que interesantes para tratar de sumar etapas. Luego habrá que ver si son capaces de lograrlas o se les mete alguien por delante.

Entre los lusos destaca el W52-FC Porto de categoría Profesional Continental, una segunda división que sí tiene mucha y variada representación en la carrera. Empezando por el Israel Cycling Academy de Rubén Plaza, que no obstante no tiene esta vez un terreno tan propicio para intentar otra machada como la del año pasado en Ávila. Y precisamente Ávila es el apellido del hombre que puede ganar la carrera en el conjunto israelí. Edwin es su nombre.

Total Direct Energie, Manzana Postobon y Delko Marseille completan la lista de ocho Profesionales que se congregarán en Belorado desde el jueves. Precisamente los franceses que ‘estrenan’ nombre tienen a uno de los grandes favoritos al final: Niccolò Bonifazio. Por parte del Delko, dividen entre Brenton Jones y Grosu. Y Restrepo es quizás el hombre más rápido entre la escuadra colombiana.

Los españoles

La lista española es amplia, como era de esperar en una prueba del calendario nacional. Y es que además de los conjuntos españoles, los equipos portugueses también vienen cargados de españoles en sus filas. Ya se hizo referencia más arriba a Carlos Barbero, pero tampoco se debe dejar a un lado gente como Jon Aberasturi (Caja Rural-RGA), Enrique Sanz (Euskadi-Murias) o Dani López (Burgos-BH), todos ellos hombres rápidos.

Óscar Pelegrí, que está rindiendo muy bien en Portugal en esta primavera, también tiene la punta de velocidad suficiente como para dar un susto si llega un grupo pequeño. Igual que Edu Prades. Txomin Juaristi también está dando un paso adelante en este 2019, y cómo no citar -aunque no le venga especialmente bien- al incombustible Paco Mancebo. Incluso Antonio Angulo (Efapel) puede dar la sorpresa algún día.

En total son 41 españoles sobre los poco más de 100 ciclistas que se van a encontrar en Belorado. Una cifra que recuerda a tiempos de la década pasada.

Histórico

Con 33 años de historia a sus espaldas, la Vuelta a Castilla y León también ha pasado por varias fases. Tras muchas ediciones a cinco días, finalmente tampoco escapó del todo a la crisis económica y tuvo que bajar a tres. Y así sigue, pese a que los últimos años ha llegado a pedir una cuarta fecha en el calendario.

Alberto Contador es el corredor con más victorias (2007, 08, 10), pero antes que él ya habían ganado otros nombres ilustres del ciclismo español como Miguel Indurain (1993) o Melcior Mauri (1994). Paco Mancebo, doble ganador en 2000 y 2003, aún sigue en activo. Entre los corredores que han participado y pisado el podio pero no han logrado ganar destacan Jan Ullrich, Alex Zulle o Laurent Jalabert.

Jesús Nanclares, en primer año profesional, querrá ser profeta en su tierra / La Vanguardia

El corredor berciano Jesús Nanclares, que debuta esta temporada en el campo profesional en las filas del Miranda Mortágua portugués, intentará ser «profeta en su tierra» en la XXXIV Vuelta Ciclista a Castilla y León que concluirá el sábado 27 de abril en Villafranca del Bierzo (León).

El dorsal 144 de la ronda autonómica ha disputado la totalidad del calendario ciclista luso desde el Gran Premio Apertura en Aveiro, la Vuelta al Algarbe, la Clásica de Primavera, la de Rábida, Vuelta Alentejo o el Gran Premio Beiras.

Sus papeles más destacados los ha logrado en sendas etapas reina de la Vuelta al Algarbe y el Gran Premio Beiras, donde se mostró especialmente combativo en la fuga definitiva y en las primeras posiciones.

Sin embargo, su papel ha sido, como esperaba en este año de debut en el profesionalismo «de trabajo para el equipo, que destaca por su juventud y tiene claras cuáles son sus bazas para la general o para las etapas en cada caso», señaló a Efe.

De cara a su primera participación en la Vuelta Ciclista a Castilla y León que se inicia este jueves en Belorado (Burgos) el corredor de Bembibre (León) ha comentado que «se trata de una carrera, por su perfil, principalmente para rodadores, por lo que habrá que estar muy atentos a los cortes o posibles fugas».

Entre las bazas de su escuadra, Nanclares ha destacado a un consumado llegado como Daniel Freitas, mientras que para la general ve con mayor opciones al también portugués Hugo Sancho, aunque ha reconocido la dificultad «en una carrera con equipos World Pro-Tour, que darán pocas opciones a la sorpresa».

Nanclares tiene puesta en rojo la fecha de la tercera y última etapa, la que transcurrirá por tierras conocidas, la comarca del Bierzo y que conoce como anillo al dedo «porque es cierto que hay puntos clave en su trayecto y habrá que intentar aprovechar cualquier oportunidad».

La Vuelta a Castilla y León pasará por el Camino de Santiago / Mundo Deportivo

El Camino de Santiago que cada año recorren miles de peregrinos, a pie o en cualquier vehículo y que, en una parte importante de su trazado, discurre por tierras castellanoleonesas, servirá de hilo conductor para la Vuelta Ciclista a Castilla y León, una de las pruebas más destacadas del calendario ciclista no solo nacional sino también internacional.

De esta forma, la trigésimo cuarta edición de la Vuelta Ciclista a Castilla y León, que se disputa del 25 al 27 de abril, tendrá un carácter, de nuevo, histórico y simbólico, ligado a una de las señas de identidad de la Comunidad Autónoma, el Camino de Santiago que, durante estos días, compartirán paralelamente peregrinos y corredores.

En anteriores ocasiones se buscó la promoción turística de Castilla y León a través de otros eventos de importancia o muestras relevantes del patrimonio y la cultura como las Edades del Hombre, Ciudades Patrimonio de la Humanidad, el Año Jubilar Teresiano o la Ruta de la Plata.

El recorrido de las tres etapas de este año atravesará Burgos, Palencia y León, como epicentros de la multicultural senda milenaria que servirá de trazado para la ronda ciclista que, una vez más, volverá a ser internacional.

En total serán 18 equipos los que tomen parte en la carrera, seis de ellos españoles, además de otros países como Portugal, también con seis escuadras, Francia con dos y un equipo de Israel, Colombia, Japón y Rusia. Los equipos inscritos son el Movistar Team, Burgos BH, Caja Rural-Seguros RGA, Euskadi, Euskadi Basque Country-Mures y Kometa Ciclyng Team por España; Efapel, Miranda-Mortagua, Aviludo Louletano, Sporting Tavira, W52-FC Porto y Vito Feirense-PNB por Portugal; Manzana Postobon de Colombia, Matrix Powertag de Japón, Lokosphink de Rusia y los galos Delko Marseille y Direct Energie.

Durante estos tres días, de jueves a sábado, entre Belorado (Burgos) y Villafranca del Bierzo (León), se recorrerán casi 517 kilómetros repartidos en tres etapas. La primera etapa, el jueves 25 de abril, de 181 kilómetros, transcurrirá entre Belorado y Castrojeriz, ambas localidades de la provincia de Burgos, con un principal peligro para los corredores en esta primera toma de contacto, el viento, con la posibilidad de que aparezcan los temidos «abanicos», que puedan descolgar al corredor que no sepa manejarse en este escenario.

La segunda, de 170,3 kilómetros, transcurrirá por tierras palentinas, entre Frómista y Villada, con la posibilidad de que también el viento pueda jugar una mala pasada y decidir la suerte de la carrera.

La tercera y última etapa tendrá como protagonista la provincia de León ya que, con 151,8 kilómetros, partirá de las calles de la capital, para finalizar en tierras bercianas, en Villafranca del Bierzo, con una última bajada hacia Ponferrada que puede servir de juez de la etapa y, quien sabe, si también de la Vuelta.

Los corredores Carlos Barbero, burgalés y componente del Movistar Team, y Rubén Plaza, alicantino del conjunto Israel Cycling Academy y vigente campeón de la prueba, son los principales favoritos en la XXXIV edición de la Vuelta Ciclista a Castilla y León, que se disputará del 25 al 27 de abril.

La Vuelta a Castilla y León, incluida en el circuito mundial de carreras ciclistas y que organiza el CC Cadalsa de Valladolid, cuenta con un presupuesto total de 309.000 euros, de los que la Consejería de Cultura y Turismo de la Junta de Castilla y León, aporta 230.000.

Desde la Consejería de Cultura y Turismo de la Junta de Castilla y León, su titular María Josefa García Cirac destacó, durante el acto de presentación de la prueba que el Gobierno autonómico «ha estado, está y estará siempre impulsando y apoyando estas grandes competiciones deportivas, por su valor deportivo, turístico y económico y social».

Carlos Barbero y Rubén Plaza, favoritos en la XXXIV Vuelta Ciclista a CyL / Ciclismo a Fondo

18 equipos, seis españoles, participarán del 25 al 27 de abril en esta prueba que recorrerá en tres etapas las provincias de Burgos, Palencia y León. Ayer martes se presentó oficialmente

Los corredores Carlos Barbero, burgalés y componente del Movistar Team, y Rubén Plaza, alicantino del conjunto Israel Cycling Academy y vigente campeón de la prueba, son los principales favoritos en la XXXIV edición de la Vuelta Ciclista a Castilla y León, que se disputará del 25 al 27 de abril. Serán tres etapas que tendrán como nexo e hilo conductor el Camino de Santiago, y que recorrerán las provincias de Burgos, Palencia y León, a través de las ruedas de los 18 equipos participantes, seis españoles, seis portugueses, dos franceses, uno colombiano, otro ruso, un japonés y uno israelí.

La sede de la Consejería de Cultura y Turismo de la Junta de Castilla y León, que aporta 230.000 euros a esta carrera, con un presupuesto total de 309.000 euros, acogió ayer martes la presentación de la nueva edición de la prueba autonómica, incluida en el circuito mundial de ciclismo.

La primera etapa, de 181 kilómetros, transcurrirá entre Belorado y Castrojeriz, en la provincia de Burgos, y su principal aliciente será el viento, según destacó el exciclista profesional, Juan Carlos Domínguez, quien explicó que, probablemente, se formará un grupo de unos 40 corredores que decidirán esa primera jornada al esprint. La segunda, de 170,3 kilómetros, comenzará en Frómista y concluirá en Villada, por la provincia de Palencia, y, como sucediera en la anterior, el también excorredor Alfonso Gutiérrez advirtió sobre el peligro del viento y de la posibilidad de abanicos, al tiempo que destacó a Carlos Barbero como firme candidato al maillot de la general individual.

La última etapa tendrá como protagonista la provincia de León ya que, con 151,8 kilómetros, partirá de la capital para finalizar en Villafranca del Bierzo y, tal y como indicó el presidente de la Federación Española de Ciclismo, José Luis López Cerrón, «puede estar marcada por la bajada hacia Ponferrada». Para López Cerrón las inclemencias del tiempo serán muy importantes en la Vuelta Ciclista a Castilla y León, porque además las etapas son «muy llanas» y «no hay sitios en los que se puedan guarecer los corredores» y, en su caso, otorgó un papel destacado a Rubén Plaza, ganador de la prueba en dos ocasiones.

El director de la carrera, Laudelino Cubino, otra de las figuras destacadas del ciclismo de Castilla y León, defendió las excelencias de un deporte que practican «seis de cada diez españoles» y que es uno de los preferidos por la población a la hora de ejercitarse, pero eso «no se traduce en beneficios para los ciclistas de competición». En este sentido, lamentó que «nunca había habido tan pocos equipos en Castilla y León» y eso se debe, en gran medida, a que «las empresas no quieren invertir en el ciclismo» a pesar de ser uno de los deportes más practicados, por lo que hizo un llamamiento para que aumente el apoyo al deporte de las dos ruedas.

La consejera de Cultura y Turismo, María Josefa García Cirac, se encargó de cerrar el acto agradeciendo la apuesta del club Cadalsa, organizador de la Vuelta Ciclista a Castilla y León y su «compromiso» a lo largo de los años, para mantener un evento deportivo de gran relevancia para la comunidad. «Castilla y León es territorio ciclista, con la Vuelta Ciclista a Burgos, con la organización de etapas de la Vuelta Ciclista a España y acontecimientos internacionales, y nos sentimos orgullosos de un deporte que auna el valor deportivo, con equipos de calidad, con el turístico, el económico y el social», matizó.

Asimismo, recordó que es habitual «vincular el recorrido de la prueba ciclista con diferentes acontecimientos», como las Edades del Hombre, las ciudades patrimonio o la Ruta de la Plata o, en el caso de esta XXXIV edición, con el Camino de Santiago, «uno de los principales reclamos turísticos de la Comunidad y de España» en general.

Vuelta Ciclista a Castilla y León por el Camino de Santiago con meta en Villafranca del Bierzo / El Bierzo Digital

“Deporte y patrimonio cultural irán de la mano” en una edición que se celebrará del 25 al 27 de abril, con un recorrido total de 517 kilómetros

La XXXIV Vuelta Ciclista Internacional a Castilla y León y el Camino de Santiago formarán este año un “binomio perfecto” en el que el “deporte y patrimonio cultural irán de la mano”, según explicó este martes la consejera de Cultura y Turismo, María Josefa García Cirac en la presentación de la ronda. Los corredores tendrán que recorrer 517 kilómetros entre el 25 y el 27 de abril, en tres etapas que discurrirán por las provincias de Burgos, Palencia y León.

El sprinter burgalés del Movistar Team Carlos Barbero, segundo en la clasificación general el pasado año tras perder el liderato en la última etapa, será uno de los grandes favoritos para esta edición, junto con quien le arrebató el triunfo en 2018, el alicantino Rubén Plaza, ganador también de la ronda en 2013 y que este año, si repite triunfo, alcanzará a Alberto Contador como el ciclista que más veces se ha impuesto en esta Vuelta (el pinteño lo hizo en 2007, 2008 y 2010).

Otro profesional que también tendrá la oportunidad de alcanzar a Contador será Paco Mancebo (vencedor en los años 2000 y 2003), ahora en las filas del Matrix Powertag de Japón. En total, participarán 18 equipos procedentes de España (seis, entre ellos el Burgos BH), Portugal (seis), Francia (dos), Israel, Colombia, Japón y Rusia (uno en cada caso).

La Vuelta arrancará el jueves 25 de abril y transcurrirá por la provincia de Burgos, partiendo de Belorado hasta llegar a Catrojeriz. Con 181 kilómetros será la etapa más larga de esta edición, y según comentó el exciclista iscariense Juan Carlos Domínguez será “la etapa más dura de esta edición2, al contar con tres puertos, uno de primera, otro de segunda y otro de tercera.

El de primera categoría, el Puerto de Altotero, en las inmediaciones de Poza de la Sal, a su juicio puede “seleccionar al pelotón”, ya que “arriba suele soplar el viento y eso puede provocar cortes en la general”, apuntó Domínguez augurando “quizá una llegada al sprint pero de un pequeño grupo”.

La segunda etapa, el viernes 26 de abril, discurrirá por Palencia partiendo de Frómista para culminar en Villada, 170,3 kilómetros después. Se trata de un recorrido eminentemente llano, aunque incluye en su arranque dos puertos de tercera categoría, donde “el viento puede entrar en escena”, según detalló el exciclista cántabro Alfonso Gutiérrez, vencedor de la ronda castellana y leonesa en 1986 y 1987, en su segunda y tercera edición. En su opinión, las bonificaciones marcarán la estrategia de los equipos y el hecho de que llegue “en un gran momento, motivado y compita en su casa” convierte a Barbero en “el máximo favorito”.

La Vuelta terminará el sábado 27 de abril por tierras leonesas, partiendo de la capital para concluir en Villafranca del Bierzo, 151,8 kilómetros después. El recorrido de esa última jornada, según señaló el presidente de la Federación Española de Ciclismo, José Luis López Cerrón, “no tiene muchas dificultades” y el discurrir de la carrera “dependerá de cómo hayan ido las dos etapas anteriores”.

En su intervención, López Cerrón quiso agradecer la colaboración de la Junta y de las diputaciones en la organización de esta Vuelta, ya que “las instituciones y los patrocinadores son los únicos garantes del ciclismo”. En ese sentido, el director general de la Vuelta a Castilla y León, Laudelino Cubino, subrayó las contradicciones que en su opinión se producen en torno al ciclismo en España, ya que según los estudios es el deporte más practicado en el país, pero “nunca ha habido tan pocos equipos profesionales en la Comunidad”. “El ciclismo está mejor que nunca pero los ciclistas tienen menos oportunidades que nunca”, lamentó antes de pedir que las empresas respalden con mayor convicción el ciclismo.

Por su parte, la consejera de Cultura cerró el acto de presentación de esta edición asegurando que “Castilla y León es un territorio verdaderamente ciclista”. “En la Junta de Castilla y León estamos orgullosos de nuestro ciclismo y apoyaremos siempre los grandes eventos deportivos, por su valor no solo deportivo, sino también turístico, económico y social”, destacó.

Por este motivo, la organización, con el apoyo de la Junta, ha vinculado en muchas ediciones el recorrido de esta carrera a distintos acontecimientos y recursos culturales, patrimoniales y turísticos de la Comunidad, como Las Edades del Hombre, las Ciudades Patrimonio de la Humanidad, el Románico Norte, la Ruta de la Plata, el Año Jubilar Teresiano o las cuencas mineras, por ser un factor de desarrollo para estos territorios. “Este año, el arranque y el desenlace de las tres etapas tendrán lugar en grandes exponentes del mayor reclamo turístico de Castilla y León y también de España, el Camino de Santiago”, remató.

Carlos Barbero, favorito en la XXXIV Vuelta Ciclista a CyL / Cope Burgos

El burgalés será, junto a Rubén Plaza, uno de los protagonistas de la prueba que tendrá lugar del 25 al 27 de abril

Los corredores Carlos Barbero, burgalés y componente del Movistar Team, y Rubén Plaza, alicantino, del conjunto Israel Cycling Academy y vigente campeón de la prueba, son los principales favoritos en la XXXIV edición de la Vuelta Ciclista a Castilla y León, que se disputará del 25 al 27 de abril.

Serán tres etapas que tendrán como nexo e hilo conductor el Camino de Santiago, y que recorrerán las provincias de Burgos, Palencia y León, a través de las ruedas de los 18 equipos participantes, seis españoles, seis portugueses, dos franceses, uno colombiano, otro ruso, un japonés y uno israelí.

La sede de la Consejería de Cultura y Turismo de la Junta de Castilla y León, que aporta 230.000 euros a esta carrera, con un presupuesto total de 309.000 euros, ha acogido este martes la presentación de la nueva edición de la prueba autonómica, incluida en el circuito mundial de ciclismo.

La primera etapa, de 181 kilómetros, transcurrirá entre Belorado y Castrojeriz, en la provincia de Burgos, y su principal aliciente será el viento, según destacó el exciclista profesional, Juan Carlos Domínguez, quien explicó que, probablemente, se formará un grupo de unos 40 corredores que decidirán esa primera jornada al esprint.

La segunda, de 170,3 kilómetros, comenzará en Frómista y concluirá en Villada, por la provincia de Palencia, y, como sucediera en la anterior, el también excorredor Alfonso Gutiérrez advirtió sobre el peligro del viento y de la posibilidad de abanicos, al tiempo que destacó a Carlos Barbero como firme candidato al maillot de la general individual.

La última etapa tendrá como protagonista la provincia de León ya que, con 151,8 kilómetros, partirá de la capital para finalizar en Villafranca del Bierzo y, tal y como indicó el presidente de la Federación Española de Ciclismo, José Luis López Cerrón, «puede estar marcada por la bajada hacia Ponferrada».

Para López Cerrón las inclemencias del tiempo serán muy importantes en la Vuelta Ciclista a Castilla y León, porque además las etapas son «muy llanas» y «no hay sitios en los que se puedan guarecer los corredores» y, en su caso, otorgó un papel destacado a Rubén Plaza, ganador de la prueba en dos ocasiones.

El director de la carrera, Laudelino Cubino, otra de las figuras destacadas del ciclismo de Castilla y León, defendió las excelencias de un deporte que practican «seis de cada diez españoles» y que es uno de los preferidos por la población a la hora de ejercitarse, pero eso «no se traduce en beneficios para los ciclistas de competición».

En este sentido, lamentó que «nunca había habido tan pocos equipos en Castilla y León» y eso se debe, en gran medida, a que «las empresas no quieren invertir en el ciclismo» a pesar de ser uno de los deportes más practicados, por lo que hizo un llamamiento para que aumente el apoyo al deporte de las dos ruedas.

La consejera de Cultura y Turismo, María Josefa García Cirac, se encargó de cerrar el acto agradeciendo la apuesta del club Cadalsa, organizador de la Vuelta Ciclista a Castilla y León y su «compromiso» a lo largo de los años, para mantener un evento deportivo de gran relevancia para la comunidad.

«Castilla y León es territorio ciclista, con la Vuelta Ciclista a Burgos, con la organización de etapas de la Vuelta Ciclista a España y acontecimientos internacionales, y nos sentimos orgullosos de un deporte que auna el valor deportivo, con equipos de calidad, con el turístico, el económico y el social», matizó.

Asimismo, recordó que es habitual «vincular el recorrido de la prueba ciclista con diferentes acontecimientos», como las Edades del Hombre, las ciudades patrimonio o la Ruta de la Plata o, en el caso de esta XXXIV edición, con el Camino de Santiago, «uno de los principales reclamos turísticos de la Comunidad y de España» en general.

La Vuelta Ciclista a Castilla y León discurrirá por el Camino de Santiago en un recorrido de 517 kilómetros / RTVCYL

La Vuelta Ciclista a Castilla y León se disputará del 25 al 27 de abril en su edición de 2019 y su recorrido estará asociado al Camino de Santiago a su paso por la Comunidad, con un itinerario de 516,9 kilómetros entre Belorado (Burgos) y Villafranca del Bierzo (León).

La consejera de Cultura y Turismo, María Josefa García Cirac, acompañada del presidente del Club Ciclista Cadalsa y director general de la carrera, Laudelino Cubino, ha presentado la XXXIV Vuelta Ciclista a Castilla y León, que se disputará entre el 25 y el 27 de abril y discurrirá por el Camino de Santiago a su paso por Castilla y León. García Cirac ha destacado que el Gobierno autonómico «ha estado, está y estará siempre impulsando y apoyando estas grandes competiciones deportivas, por su valor deportivo, turístico y económico y social».

En total, participarán 18 equipos procedentes de España, Portugal, Francia, Israel, Colombia, Japón y Rusia.

La Vuelta Ciclista a Castilla y León discurrirá por el Camino de Santiago y acabará en Villafranca / Bierzo Diario

La XXXIV Vuelta Ciclista a Castilla y León se disputará del 25 al 27 de abril en su edición de 2019 y su recorrido estará asociado al Camino de Santiago a su paso por la Comunidad, con un itinerario de 516,9 kilómetros.

Las localidades por las que discurrirán sus etapas jalonan esta ruta cultural y servirán de hilo conductor de la carrera. Los ciclistas participantes transitarán de este a oeste por el norte de la Comunidad a través de las provincias de Burgos, Palencia y León, para proclamar al campeón de esta edición de la competición deportiva por excelencia de Castilla y León. De este modo, este evento aunará deporte y patrimonio cultural en un formato de tres etapas que comenzarán en Belorado (Burgos) y concluirán en Villafranca del Bierzo.

Ese potencial turístico tiene, en la edición de este año, una de sus máximas expresiones, puesto que el recorrido de las tres etapas discurrirá por uno de los mayores reclamos turísticos de la Comunidad: el Camino de Santiago. Los ciclistas correrán en paralelo a los peregrinos, poniendo en valor los monumentos de este recorrido, las localidades que atraviesan, su historia y la espiritualidad que reúnen.

Los municipios desde los que parte y donde finaliza cada una de las tres etapas de este año son; Belorado y Castrojeriz, en Burgos, el día 25 de abril, con un recorrido de 181 kilómetros; Frómista y Villada, en Palencia, el día 26, con un recorrido de 170,3 kilómetros; y León y Villafranca del Bierzo, el sábado 27 de abril, con un recorrido de 165,6 kilómetros. En total, participarán 17 equipos procedentes de España, Portugal, Francia, Israel, USA, Colombia, Noruega, Japón y Rusia.

La Vuelta Ciclista a Castilla y León formará este año un “binomio perfecto” con el Camino de Santiago a su paso por Burgos, Palencia y León / Agencia ICAL

Deporte y patrimonio cultural irán de la mano” en una edición que se celebrará del 25 al 27 de abril, con un recorrido total de 517 kilómetros

La XXXIV Vuelta Ciclista Internacional a Castilla y León y el Camino de Santiago formarán este año un “binomio perfecto” en el que el “deporte y patrimonio cultural irán de la mano”, según explicó hoy la consejera de Cultura y Turismo, María Josefa García Cirac en la presentación de la ronda. Los corredores tendrán que recorrer 517 kilómetros entre el 25 y el 27 de abril, en tres etapas que discurrirán por las provincias de Burgos, Palencia y León.